Este refrán significa que a cada persona le corresponde lo que es adecuado para ella, ya sea en términos de ropa, posición social o responsabilidades. Sugiere que cada uno debe recibir lo que le es propio o lo que le corresponde.