Este refrán critica a las personas descaradas o sin vergüenza, sugiriendo que tienden a actuar como si todo les perteneciera. Implica una falta de respeto por las propiedades o los derechos de los demás.