Este refrán sugiere que cuando falta el valor o la determinación («corazón»), una solución puede ser evitar la situación o huir («buenas las piernas son»). Se usa para indicar que a veces es mejor retirarse o evitar un conflicto.