Este refrán indica que la repetición constante de una tarea puede llevar eventualmente al agotamiento o a la incapacidad de continuar haciéndola. En este caso, el herrador que martilla constantemente eventualmente pierde la capacidad de seguir herrando.