Este refrán advierte que aquellos que tienen grandes debilidades o vulnerabilidades («gran calva») están más expuestos a sufrir grandes problemas o ataques («gran pedrada»). Implica que las mayores debilidades pueden llevar a las mayores desgracias.