Este refrán establece una relación entre un invierno con mucha lluvia («invierno lluvioso») y un verano con buenas cosechas o abundancia («verano abundoso»). Se basa en la observación de que la lluvia en invierno puede ser beneficiosa para la agricultura.