Este refrán enfatiza la fidelidad en el matrimonio, sugiriendo que una «buena casada» (una esposa virtuosa) solo encuentra satisfacción o agrado en su esposo. Se usa para destacar el valor de la lealtad y la dedicación en la relación matrimonial.