Este refrán sugiere que la belleza no solo es física, sino que también viene de la actitud y las emociones. Aun una cara que no es convencionalmente hermosa puede volverse atractiva cuando se expresa alegría. Resalta la importancia de la felicidad y el buen humor en la percepción de la belleza.