Este refrán, con un toque de galantería, sugiere que los elogios o palabras dulces («la rosa») son la manera de conquistar o agradar a una mujer hermosa («dama hermosa»), especialmente a través de palabras bonitas o halagos («por el pico»).