Similar al refrán 205, este refrán sugiere que la coacción o la presión no son métodos efectivos, incluso con seres muy fuertes o resistentes como los bueyes. Implica que la fuerza o la imposición no son maneras adecuadas de conseguir que se hagan las cosas.