Este refrán, de naturaleza humorística y algo vulgar, sugiere que cuando se intenta controlar una situación difícil o complicada (representada por la «gallina»), uno mismo debe estar preparado para enfrentar las consecuencias o desafíos inesperados (simbolizados por «apretarte bien el culo»).