Este refrán sugiere que en la tenue luz de una antorcha (tea), las imperfecciones físicas de una persona, en este caso, de una mujer, son menos visibles, lo que hace que parezca más hermosa. Es una forma poética de resaltar cómo la percepción de la belleza puede cambiar según las circunstancias y la iluminación.