A los burros palos, y a la mujer regalos: Este refrán sugiere que para controlar a los burros, se necesitan medidas disciplinarias (palos), mientras que para complacer a las mujeres, se requieren regalos y atenciones. Puede interpretarse como un comentario sobre las diferencias en la forma en que se manejan las situaciones.