A mala cuenta, no hay providencia buena: Este refrán sugiere que si alguien lleva una contabilidad desordenada o no se preocupa por gestionar adecuadamente sus asuntos financieros, no importará cuánto dinero gane, seguirá teniendo problemas financieros.