A mala venta, mala cuenta: Este refrán sugiere que cuando un negocio o transacción comienza de manera desfavorable o poco prometedora, es probable que termine mal o con resultados insatisfactorios. Hace hincapié en la importancia de un buen comienzo en cualquier empresa o interacción comercial para garantizar un resultado positivo.