A ropa de terciopelo, dos dueñas y su escudero: Este refrán sugiere que cuando se tiene ropa elegante o costosa, a menudo hay más personas involucradas en su cuidado y selección. Puede indicar una vida de lujo o refinamiento.