A toda ley, boñiga de buey; y si es flaca, boñiga de vaca: Este refrán humorístico juega con la idea de que todas las leyes son equivalentes a la boñiga de un buey o una vaca, sugiriendo que algunas leyes pueden ser inútiles o desagradables.