Abogacía que no zorrocía: Este refrán hace referencia a la idea de que un abogado que no es astuto o ingenioso en su profesión puede no ser efectivo en su trabajo.