Agua limpia de fuente viva: Destaca la importancia de obtener agua de fuentes naturales y limpias, como manantiales o ríos, para garantizar su pureza y seguridad para el consumo.