Al buen amar, nunca le falta que dar: Significa que en una relación amorosa genuina y saludable, siempre habrá amor y afecto para compartir, y nunca se agotará.