Al cuco no cuques y al ladrón no hurtes: Este refrán advierte que no debes confiar en alguien que parece ser un cuco (una especie de ave) ni robar a un ladrón, ya que ambos pueden ser peligrosos o traicioneros.