Al miserable y al pobre todo les cuesta el doble: Este refrán destaca que las personas que tienen pocos recursos económicos o que son tacañas a menudo deben esforzarse más o enfrentar mayores dificultades para satisfacer sus necesidades.