Alabar y callar para medrar: Sugiere que en ciertas situaciones, especialmente en el ámbito laboral o social, es más beneficioso elogiar o adular a las personas en silencio para obtener ventajas personales o profesionales.