Aunque soy tosca, bien veo la mosca: Este refrán destaca que no es necesario ser sofisticado o refinado para ser perspicaz y observador. Aunque alguien pueda parecer simple o rústico, aún puede tener una comprensión aguda de las situaciones y detalles.