Ay del ay que al alma llega y en llegando allí se queda: Este refrán sugiere que el lamento o el dolor que llega al corazón o al alma de una persona es más duradero y profundo. Indica que el sufrimiento interior puede ser más intenso que el sufrimiento físico.