Ay, Jesús, que el rosario de mi compadre no tiene cruz: Este refrán se utiliza humorísticamente para expresar sorpresa o asombro ante la falta de algo esencial. En este caso, se menciona la falta de la cruz en un rosario, lo cual es inusual y llama la atención.