Baños, hasta los cuarenta años.: Este refrán sugiere que es importante mantenerse limpio y cuidar la higiene personal hasta los cuarenta años. Luego, puede insinuar que a partir de esa edad, uno puede relajarse en ciertos aspectos de su vida.