Barriga caliente, cabeza durmiente.: Este refrán indica que cuando una persona tiene la barriga caliente (por haber comido mucho o haber bebido alcohol), su cabeza tiende a estar adormecida o poco clara. Destaca cómo el exceso de comida o bebida puede afectar la claridad mental.