Bendita la muerte cuando viene después de buen vivir.: Este refrán implica que la muerte es bienvenida o bendita cuando una persona ha tenido una vida plena y satisfactoria. Destaca la importancia de vivir bien.