Beneficio recibido, dase muy luego al olvido.: Este refrán señala que las personas a menudo tienden a olvidar rápidamente los favores o beneficios que han recibido de otros, lo que sugiere la ingratitud.