Besos y abrazos no hacen muchachos.: Este refrán humorístico sugiere que los besos y abrazos no son suficientes para concebir hijos. Destaca que la intimidad física es necesaria para la reproducción.