Bien me quieres, bien te quiero; no me toques el dinero.: Este refrán sugiere que en una relación amorosa, es importante que ambos se quieran mutuamente y que el dinero no sea una fuente de conflictos. Resalta la importancia de la armonía en una pareja.