Bien ora quien bien obra.: Este refrán enfatiza que la oración o la plegaria es efectiva cuando está respaldada por acciones virtuosas o buenas obras. Destaca la importancia de la congruencia entre las palabras y las acciones.