Bienes de campana, dalos Dios y el diablo los derrama.: Este refrán sugiere que las riquezas materiales no garantizan la felicidad ni la seguridad, ya que pueden ser otorgadas tanto por Dios como por el diablo. Destaca que la riqueza no es necesariamente un signo de virtud.