Boca que mucho se abre, o por sueño o por hambre.: Este refrán indica que una persona puede hablar mucho cuando está cansada o hambrienta. Sugiere que a veces, el exceso de palabras se debe a necesidades básicas insatisfechas.