Bofetón amagado, nunca bien dado.: Este refrán indica que una amenaza o advertencia de un golpe rara vez se materializa en un golpe real. Sugiere que es mejor ser directo y honesto en lugar de amenazar.