Bonitas palabras al más listo engañan.: Este refrán advierte que las palabras bonitas o halagadoras pueden engañar incluso a las personas más inteligentes. Destaca la importancia de ser cauteloso y no dejarse llevar solo por las apariencias.