Bonito era el diablo cuando niño.: Este refrán sugiere que incluso las personas o seres que parecen inofensivos en su juventud pueden volverse maliciosos o problemáticos con el tiempo. Hace hincapié en que las apariencias pueden ser engañosas.