Bromeando, bromeando, amargas verdades se van soltando.: Este refrán advierte que a veces, incluso en medio de bromas y chistes, las personas pueden revelar verdades incómodas o desagradables. Destaca que las palabras pueden tener consecuencias.