Buen amigo ni buen yerno se hallan presto.: Este refrán indica que encontrar a un buen amigo o un buen yerno (en el contexto de un matrimonio) no es algo que suceda rápidamente. Sugiere que estas relaciones requieren tiempo y conocimiento mutuo.