Buen cazador, mal labrador.: Este refrán sugiere que una persona que es hábil en la caza puede no ser tan competente en la agricultura o el trabajo de la tierra. Resalta que las habilidades varían entre las personas.