Buen oficio es no tener ninguno.: Este refrán juega con la idea de que si no tienes un oficio o trabajo, no puedes cometer errores en ese oficio. Es una especie de burla hacia quienes cometen errores en su trabajo.