Buey que no esté en el mercado, no es vendido ni comprado.: Este refrán indica que para que algo o alguien sea valorado o apreciado, debe estar disponible y visible en el mercado o en la sociedad. Destaca la importancia de la visibilidad.