Cada cual siente sus duelos y pocos los ajenos.: Este refrán subraya que las personas son más sensibles a sus propios problemas y aflicciones que a las de los demás. A menudo, nos preocupamos más por nuestras propias preocupaciones que por las de los demás.