Cada día, su pesar y su alegría.: Este refrán reconoce que en la vida experimentamos tanto momentos de tristeza como de felicidad. Forma parte de la naturaleza de la existencia humana.