Caro compró el que rogó.: Este refrán indica que alguien que pidió o rogó mucho por algo terminará pagando un precio alto por ello. Sugiere que la insistencia o la súplica pueden llevar a consecuencias costosas.