Cayendo el muerto y soltando el llanto.: Este refrán sugiere que cuando alguien fallece, es común que los familiares y amigos lloren y expresen su dolor. La muerte de una persona a menudo desencadena una respuesta emocional de tristeza y llanto.