Como la moza del abad, que no cuece y tiene pan.: Hace referencia a alguien que disfruta de ciertos beneficios o ventajas sin haber hecho ningún esfuerzo o trabajo para obtenerlos. En este caso, la moza del abad tiene pan sin haber cocinado.