Con la boca es un mamey.: Este refrán sugiere que alguien es muy hábil o efectivo al hablar o comunicarse. Se utiliza para elogiar la facilidad de palabra de una persona.