Con mucho porfiar, se pierde la verdad.: Este refrán advierte sobre los peligros de insistir demasiado en una discusión o argumento, ya que puede llevar a perder de vista la verdad o la razón.